Beber agua y líquidos suficientes forma parte de un estilo de vida saludable y activo. Pero hay un problema: la botella de plástico. Las botellas de plástico están hechas de petróleo: se necesitan 100 ml. de petróleo para producir una sola botella de plástico. No sólo la producción supone un peligro para el medio ambiente, sino que la eliminación de residuos es también una carga enorme.

Si se incinera el plástico, se producen vapores tóxicos y así contaminan el medio ambiente. En España el 50% de plástico va a los vertederos. Una botella plástica tarda más de mil años en degradarse. En este largo proceso la lluvia arrastra químicos tóxicas al suelo. Se puede pensar que el reciclaje es la solución: En España el 66% de los envases de plástico ya está reciclado. Este número suena bien a primera vista. Pero la verdad es que sólo un 7% se usa para fabricar nuevas botellas. La mayoría se reciclan en productos de menor calidad, que no pueden ser reciclados indefinidamente. La renuncia al agua de las botellas de plástico representa, por tanto, una contribución a nuestro medio ambiente. 

El plástico es a la vez una maldición y una bendición. Para el medio ambiente, el material es un gran peligro. Y al mismo tiempo se ha convertido en una parte indispensable de nuestras vidas. El plástico está en todas partes: En el supermercado, en la casa o en la guardería. Hoy en día, incluso la ropa convencional lleva material plástico.

Hay que proteger el medio ambiente. La producción de botellas de plástico se basa en el petróleo. Una botella de 1 litro requiere 100ml de aceite crudo. También se necesitan otros fósiles combustibles: El carbón y el gas natural. Además, las emisiones de CO₂ se distribuyen durante todo el proceso de producción. E incluso hasta que las botellas están en los estantes del supermercado o en nuestra mesa cubren una distancia enorme. También la eliminación de las botellas de plástico representa un gran reto para el medio ambiente: Aunque en España el 66% de los envases de plástico ya este reciclado, sólo un 7% se usa para fabricar nuevas botellas. Se puede revender el plástico fácilmente, que luego se reciclan en productos de menor calidad, que no pueden ser reciclados indefinidamente. Y a pesar de la opción de reciclaje, muchas botellas todavía terminan en la naturaleza, donde causan enormes daños: Una botella plástica tarda más de 1.000 años en degradarse y durante este proceso la lluvia arrastra químicos tóxicas al suelo.

¿Por qué son contaminantes los plásticos?

Los problemas ambientales con el plástico se basan principalmente en dos cuestiones que ya hemos mencionado; su lenta degradación y la composición química de la que están fabricados. Y es que, según datos aportados por Greenpeace

  • Una bolsa de plástico de las que usamos en la compra tarda en degradarse 150 años.
  • Una botella de esas que encontramos en los supermercados más de 1.000 años.

¿No te parece una locura? Imagina que lo tuvieras que guardar en tu casa durante todo ese tiempo. Definitivamente, no podrías vivir en ella, y justo esto es lo que les está pasando a muchas especies marinas de nuestro planeta. Y la principal razón es porque no se para de producir:

  • Aproximadamente al año se fabrican más de 100 millones de toneladas de este material, con lo que la contaminación de los plásticos en el medioambiente lejos de desaparecer cada vez es mayor.
  • De esos 100 millones de toneladas, 13 millones de toneladas acaban en los océanos. Y, lo peor, es que en el mar no hay fronteras y que, probablemente, acaben varadas en cualquier parte del mundo.

¡Hay que encontrar alternativas que lo sustituyan! Mejor dicho, hay que concienciar a la población de que ya existen alternativas a este material, que satisfacen nuestras necesidades y evitan los daños del plástico al medio ambiente.

¿Cómo influye el plástico en el medioambiente?

Si hablamos sobre cuáles son los efectos del plástico en el medioambiente, o sobre cómo afecta el plástico en el planeta, debemos analizar qué sucede en tierra, mar y aire. Los 3 grandes territorios que desde la antigüedad todos los países han querido conquistar, y que hoy día lo han hecho a base de la contaminación de este material.

  • Tierra:

Cuando un envase, bolsa o botella de plástico cae al suelo, rápidamente se produce la liberación de sustancias tóxicas que van a dañar sus propiedades. Y no solo eso, lo más probable es que se acaben filtrando por el subsuelo, afectando así a las aguas subterráneas y nutrientes del suelo.

Como consecuencia todas las especies que se alimenten de esa agua o de las plantas que crecen en él, acabarán dañadas.

  • Mar:

El impacto medioambiental del plástico en el mar son quizá los más visibles. Se puede decir que se han convertido en los grandes vertederos de este material a nivel mundial. A raíz de esto, muchos animales aparecen enredados e incluso asfixiados por este tipo de residuos.

Y, por si fuera poco, cuando el plástico entra en contacto con el agua se liberan compuestos altamente contaminantes y peligrosos como el bisfenol A, lo cual acaba con la vida de muchas especies marinas.

  • Aire:

Si hablamos sobre el impacto medioambiente del plástico, y en concreto en el aire, tenemos que diferenciar entre su fabricación y su quemado. Son las dos grandes fuentes de contaminación en este medio. Tanto en un caso como en el otro, se liberan toxinas bastante perjudiciales para nuestro entorno y nuestra salud.

Problemas ambientales con el plástico

Con todo lo que hemos hablado hasta ahora ya te puedes hacer una idea de por qué el plástico es malo para el medioambiente, pero ¿qué te parece ahora si enumeramos algunos de los problemas que generan de forma más concreta? Veamos cuál es el impacto medioambiental del plástico en nuestras vidas.

  • Problemas cutáneos. Hay ciertos compuestos químicos del plástico que pueden ser absorbidos por nuestra piel, lo cual es bastante peligroso y suele desencadenar los problemas dermatológicos.
  • Consumo de plásticos en la alimentación. El hecho de que estén presentes en mares y océanos hace que sean consumidos por muchas especies marinas que luego acaban en nuestros platos.
  • Degradación del ecosistema marino. Tanto por su impacto visual como por la contaminación que genera, está siendo un grave problema para mantener la biodiversidad en particular y la vida en general de estos entornos.
  • Formación de islas de basura. Ya hay algunas de ellas en el Pacífico y parece ser que, debido a la acelerada fabricación de envases, envoltorios, bolsas y otros productos de plástico, no serán las únicas.

¿Comprendes por qué son contaminantes los plásticos? En esta materia nos estamos enfrentando a un gran problema que está sin resolver, ni hay perspectivas de ello. El impacto ambiental del plástico cada vez es más arrollador y hay muchas vidas en juego por esta causa. Por ello, algo por lo que todos podemos empezar es a beber agua purificada mediante un sistema de ósmosis inversa, directamente del grifo, sin usar botellas ni garrafas de plástico.