El cuerpo humano está compuesto en su gran mayoría por un porcentaje elevado de líquidos. Esta cantidad de líquido está presente en las células, en la sangre, en órganos como el riñón, músculos, cerebro, en la dermis, en la saliva, en los huesos, y en el sudor corporal. En esencia el ser humano somos agua en dos terceras partes de nuestro organismo.
Por lo que básicamente los seres humanos no pueden pasar mucho tiempo sin beber agua para el buen funcionamiento del metabolismo. Y aquí es donde juega un papel importante el agua que bebemos y la calidad de la misma. Así es que se hace trascendental conseguir un agua con altos estándares de calidad para que al ser ingerida en cada momento del día podamos estar tranquilos.
Entonces, ¿crees que el agua del grifo que puedas beber sin tratar llega a ser segura?. En Fuente de Vida y Salud disponemos de una gama de equipos para asegurar que el agua en tu hogar sea lo más saludable posible. Si quieres conocer las ventajas de disponer de éstos equipos en tu casa, ven y descubre los beneficios del agua osmotizada.
Te lo contamos en el siguiente artículo.

¿Qué papel cumple el agua en nuestro organismo?

Si nos atenemos a las funciones que brinda el agua en nuestro organismo, podemos resaltar las siguientes. La glucosa y las vitaminas, dos nutrientes de los más importantes de nuestro organismo, son transportados por el agua.
El agua evita la deshidratación de nuestro cuerpo, evitando de una forma moderada cefaleas y mareos, hasta puede evitar un golpe de calor, por una gran deshidratación.
El agua se encarga de portar las moléculas de oxígeno por el cuerpo humano y se deshace de los residuos que generan los órganos de nuestro organismo.
Nos permite las funciones básicas de respiración, como por ejemplo la exhalación. Coopera en el proceso de digestión de los alimentos y conversión en energía corporal, y la absorción de los nutrientes.
Es un componente esencial de la piel y órganos vitales, por ejemplo ayuda a amortiguar los impactos en las articulaciones. Regula la presión sanguínea, mantiene la temperatura corporal, hidrata la zona de las mucosas. Aumenta la concentración, ayuda al consumo de calorías y favorece la pérdida de peso.

Por qué el agua embotellada no es una opción

La recomendación sanitaria de ingestión de agua diaria ronda los dos litros de agua aproximadamente. Por lo que se hace importante que tengamos disponible agua de calidad para que nuestros organismos funcionen adecuadamente. España es uno de los países donde mayormente se consume agua embotellada, dado a que existe una creencia que afirma que beber agua del grifo no es agua saludable para beber, creyendo que es malo beber agua del grifo.
En muchos hogares, se ha dejado relegado el papel del agua del grifo como agua para cocinar, elaboración de alimentos y la limpieza e higiene general. Y en realidad esto es un error por no decir que es un peligro ya que el agua embotellada está sometida al contacto con el envase de plástico que como bien sabemos está elaborado con sustancias derivadas del petróleo.
Ante esto, ponemos en cuestión los factores que nos hacen pensar que ésta tampoco es la mejor opción para disponer de un agua saludable para beber. Los motivos son los siguientes:
El motivo medioambiental al que aludimos hace referencia simplemente al cambio climático y al impacto medioambiental que está provocando el consumo de plástico. La actual crisis climática ha generado la premisa mundial de reducir y/o eliminar la elaboración y consumo de toneladas de plástico. Así es que comprar agua embotellada no creemos que sea una solución.
Respecto a los efectos negativos para la salud, quizás es el motivo que tiene un efecto directo sobre los seres humanos. Estos elementos tóxicos para la salud residen en cada uno de los envases de plástico que se comercializan ya que están fabricados con policarbonato y polietileno, sustancias que proceden del petróleo muy tóxicas y perjudiciales para nuestro organismo. Sabemos además que si las botellas están expuestas a la luz y al calor se potencian los aún más los efectos dañinos.
Podríamos además añadir una variable económica, ya que consumir agua embotellada encarece el precio final al tener que cubrir los costes de elaboración del envase de plástico.

Factores de riesgo al beber agua del grifo

Como hemos comentado anteriormente son diversos los factores que influyen en que el agua sea o no de calidad, y sea arriesgado ingerir agua corriente del grifo sin estar tratada. Entonces, qué nos hace pensar que beber agua del grifo es malo. Tenemos pues que estar muy atentos al origen del agua, si proviene de manantiales naturales, o de lugares donde por diversos motivos exista algún tipo de contaminación, haciendo que el ph del agua se reduzca.Otro riesgo puede venir por la estación del año o la climatología. También las características técnicas de la construcción del edificio. Hay muchas viviendas que se edificaron con materiales que contienen sustancias tóxicas. Las tuberías con el tiempo se deterioran y pueden generar elementos corrosivos, e insalubres para el organismo. Así es que el mantenimiento de las instalaciones de la vivienda es algo fundamental para no correr riesgos innecesarios.
Ya que si existen contaminantes o microbios en el agua que vamos a consumir, es muy factible que sea debido a un estado deteriorado de las tuberías de la instalación, los depósitos, o incluso los propios grifos, o los materiales con los que se han fabricado dichas tuberías. Incluso la propia acumulación de cal. Puedes optar por instalar un equipo de ósmosis inversa doméstica con un equipo descalcificador de agua doméstico obtendrás mayores beneficios saludables y mayor rentabilidad económica, mejorando la calidad del agua potable.
También interesa conocer cuál es el procedimiento de potabilización o conversión del agua en agua potable. Por ejemplo, es sabido que a las redes de suministro de agua se agregan sustancias químicas como el cloro, para tratar las posibles sustancias nocivas que pueda tener, y que a pesar de ser imprescindible para el tratamiento microbiológico, puede también ser bastante arriesgado para la salud pública.

agua-grifo-sin-tratar

Perjuicios del agua de grifo para beber y cocinar

Cuando hablamos de agua de consumo por defecto se refiere al agua que vamos a beber, pero nos olvidamos del agua que vamos a utilizar para cocinar. Por lo que al hablar de consumo de agua embotellada la percepción es que hablamos de agua exclusivamente para su ingestión, y no caemos en los momentos previos de preparación, lavado y cocción, en los que también empleamos agua.
La presencia de ciertos minerales como magnesio, calcio, o cloro han generado cierto rechazo hacía el agua de grifo por parte de la población. Según ésto, los resultados y elaboraciones finales pueden influir directamente en el plato final y en el organismo.
El agua de grifo suele provenir de embalses y ríos, que irán poco a poco llevando residuos humanos, como pilas, plásticos, metales pesados, los cuales al ser tratados en los pozos potabilizadores, en la mayoría de los casos no se pueden eliminar.
El sabor final de los platos elaborados puede variar completamente si utilizamos aguas duras o agua blandas, un mismo plato puede saber de forma diferente según el agua. Por ejemplo beber agua con cal o minerales pueden hacer que el sabor sea más sabroso. También se ha observado que utilizar aguas duras puede generar cambios cromáticos en la elaboración de ciertos alimentos como las legumbres, los cafés, que pueden perder el color debido a su alto contenido de minerales.
Para ciertos tipos de productos de mar y como técnica para potenciar el sabor, se recomienda hervir o cocer con agua de mar. Si consumimos agua de mar, es preferible coger el agua del mar libre y evitar el agua de la playa o de los puertos porque puede estar contaminada. No obstante el agua de mar libre debemos también hervirla durante un tiempo para evitar posibles sustancias nocivas o bacterias.

agua-grifo-cocinar

El agua osmotizada es la solución

Habiendo mostrado las consecuencias de beber agua del grifo que tienen tanto para el consumo como para cocinar, lo más recomendable es disponer de un sistema de ósmosis inversa doméstica.
¿ Y cuáles son los motivos para afirmar que el agua osmotizada es la mejor solución como agua saludable para beber y cocinar?. Las razones son en primer lugar que sin un equipo que no disponga de un filtro que purifica el agua, las sustancias y componente del agua serán filtrados por nuestro propio organismo, y al final eso con el tiempo puede pasar factura desde un punto de vista de la salud, y en especial en personas que tienen su sistema inmunitario debilitado, por diversos motivos, patologías, enfermedades, tratamientos oncológicos, etc.
Hay infinidad de sustancias nocivas y peligrosas que se encuentran en el agua. Las más conocidas y peligrosas por antonomasia son el plomo, la cloramina o el flúor. Pero hemos de decir que existen muchas más, como por ejemplo el calcio, que puede provocar calcificaciones o piedras en el riñón.
Si instalas un sistema de ósmosis inversa doméstica garantizas que estas sustancias no lleguen y sean filtradas por tu organismo.
Un equipo de osmosis inversa doméstica garantizará que se cumplen con una serie de funciones: el sistema de osmosis inversa doméstica asegura el filtrado de metales pesados, minerales y materias inorgánicas. En segundo lugar, la eliminación de posibles contaminantes microbiológicos como virus o bacterias. Y además permitirá sacar provecho al agua para otras actividades o tareas domésticas.
Como has podido ver son muchos los efectos beneficiosos que puedes conseguir instalando en tu hogar un sistema de ósmosis inversa

equipo-agua-purificada
agua-osmotizadaoxígeno activo